La FAO destaca a Bolivia en seguridad alimentaria

17 de septiembre de 2014 04:02 AM

11 0

La entidad emitió un documento donde establece que hay 805 millones de personas hambrientas en el mundo, y, al mismo tiempo, pone como ejemplo a Bolivia y Brasil “por sus políticas gubernamentales para reducirla”.

En el caso de Bolivia, dice que es “un caso excepcional” en América Latina que “ha creado instituciones que implican a amplios sectores, y en particular a la población indígena, que hasta hace poco estaba totalmente marginada”.

“Esta estrategia trata al mismo tiempo de mejorar la productividad de las familias campesinas y paliar las necesidades inmediatas de la población vulnerable mediante programas de protección social y transferencia de dinero”, expresa.

Las reacciones no se dejaron esperar. El Gobierno saludó a la FAO, que reconoce el esfuerzo y afirma que se debe a las transformaciones en Bolivia, como la nacionalización, que dio recursos; la modificación a la Constitución, que permitió visualizar a los indígenas y campesinos; y la creación de varios programas y proyectos en beneficio de los pequeños y medianos productores.

El viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, informó de que este esfuerzo hizo que la superficie de hectáreas cultivadas aumente de 2,5 a 3,5 millones y el volumen de alimentos producidos llegue a 16 millones de toneladas para el mercado interno.

“Hubo un crecimiento económico sostenido por encima del 5% anual. La exportación también mejoró bastante. Está en $us 926 millones y en importaciones, en $us 389 millones. Tenemos una balanza favorable de $us 537 millones. No estamos mal”, aseguró.

No obstante, el gerente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Edilberto Osinaga, cree que estos resultados se deben a una acumulación de diversos factores que se han ido desarrollando durante más de una década, producto de la capacitación, la tecnología, entre otros factores que se acumularon y dan un resultado de madurez.

La seguridad alimentaria fue gracias a que se ha hecho un juego de importación cuando había carestía. En ese sentido, veo que eso fue positivo. Pero no sé hasta qué punto puede mejorar la seguridad alimentaria el hecho de que se usaron los precios internacionales, como el de la quinua, para que la gente que antes la consumía, ahora con esos precios, los productores prefieran venderla.

En ese sentido, no estoy tan seguro de que se contribuya. En esa situación, no veo que se haya mejorado ni tomado una política de seguridad alimentaria, aunque sí de exportación de alimentos. Lo propio se puede decir de la soya.

El hecho de que en Bolivia no haya grandes carestías alimentarias, es un proceso que se ha dado desde hace mucho tiempo. Las únicas carencias han sido en la época de grandes crisis económicas, como en la hiperinflación.

Fuente: eldeber.com.bo

A la página de categoría

Loading...