El Gobierno consideró que la marcha de los jubilados, desde Konani, tiene “poca convocatoria” frente a las expectativas de la dirigencia, mientras que los jubilados aseguraron que en las próximas horas se sumarán sus bases a los más de 1.000 marchistas que exigen el pago de un bono de 3.000 bolivianos y un doble aguinaldo.

15 de septiembre de 2014 10:04 PM

15 0

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, sostuvo que la dirigencia de los movilizados anunció el viernes que marcharían al menos 10.000 jubilados, empero hoy hay, señaló, menos de 1.000 personas. “Eso está mostrando baja capacidad de convocatoria y eso debería hacer reflexionar a los jubilados”, añadió.

La Confederación de Jubilados de Bolivia instruyó una marcha desde Konani, a 160 kilómetros de la sede de Gobierno. Desde tempranas horas de hoy empezaron a concentrarse en el punto de reunión y pasado el mediodía iniciaron la caminata, que está acompañada por bloqueos en las ciudades capitales.

El dirigente Irineo Ribera aseguró que al menos 1.500 personas engrosan la movilización y advirtió con iniciar una huelga de hambre en caso de no encontrar respuesta a la demanda del sector. Aseguró que a medida que pasen las horas irán sumándose más afiliados, aunque no precisó el número que esperan reunir ni cuándo prevén llegar a su objetivo.

Rada reiteró en una entrevista en la estatal Patria Nueva la imposibilidad de atender una demanda de esas características porque es insostenible y pondría en riesgo la economía. “En el ámbito nacional son 170 mil jubilados, de ese número ¿cuántos están, realmente, movilizados? tanto en Konani como en algunos bloqueos esporádicos que mantiene en algunas ciudades”, observó.

Esa situación muestra que, posiblemente, no haya sido socializada la protesta, dijo. “Nosotros queremos ratificar la plena disposición al diálogo”, insistió y recordó que el presidente Evo Morales recibirá a la dirigencia el 24 de octubre, después de las elecciones del 12 de octubre.

“Hemos dicho que atender el bono del jubilado de 3.000 bolivianos que piden y el doble aguinaldo, aunque no es un sector activo, es pasivo y no genera nuevo valor productivo y económico, significaría para el Tesoro General del Estado 90 millones de dólares anuales, que podrían poner en riesgo el equilibrio de las cuentas fiscales”, advirtió.

Fuente: la-razon.com

A la página de categoría

Loading...