Libertad irrestricta para las elecciones

16 de septiembre de 2014 04:00 AM

28 0

Libertad irrestricta para las elecciones

Es tiempo oportuno para que el gobierno del presidente Evo Morales piense en la urgente necesidad de dictar una libertad irrestricta para el proceso previo y para las elecciones de octubre. Hay muchos presos políticos y muchos exiliados en países vecinos que querrían volver a su patria; hay quienes cumplen “arrestos domiciliarios” y esperan su plena libertad.

Una amnistía es un medio de reconocer que todos tenemos derecho a la libertad, a gozar de los bienes que establecen la Constitución y las leyes; es un medio para que cada ciudadano haga lo que conciencial y legalmente sepa qué hacer y a qué atenerse tanto en lo inmediato como en el futuro mediato.

El Gobierno tiene expresiones de ser demócrata y libre en el ejercicio de sus funciones; pero esa democracia y la libertad no pueden ni deben ser ejercidas en forma condicionada, controlada, vigilada, racionada o limitada; ese ejercicio debe ser pleno, consciente de que, en conciencia, se lo está haciendo bien porque se está en los marcos de la legalidad.

No puede haber democracia sin libertad y la existencia de límites a las libertades no es muestra de vivir en democracia. Equivocan quienes creen que los regímenes que aíslan a la oposición mediante encarcelamientos, persecuciones, exilios, amenazas y otros procedimientos ilegales están en los marcos de una sana administración, de un debido acatamiento a la Constitución y las leyes. Se equivocan al creer que la seguridad de un Gobierno radica en la presencia de presos y exiliados, de arrestos domiciliarios o en cualquier forma de limitar las libertades que son sagradas, inviolables.

Por otro lado, si los presos y perseguidos políticos, si los exiliados del país y quienes no pueden volver por temores debido a amenazas que se les haya hecho, cuentan con trámites judiciales, procesos en marcha, sanciones dictadas por jueces por delitos cometidos, que se demuestre, que se pruebe que esas personas efectivamente violaron las leyes; de otro modo, habrá que preguntar a las mismas autoridades: ¿Hay temor al retorno o libertad de los que adolecen penas por delitos o faltas no cometidos? ¿Se cree, por ventura, que se “está armado un golpe, un atentado contra el Gobierno”? Miedo a la libertad del pueblo no se debe tener; en todo caso, si hay miedos, temores o prejuicios contra la libertad es porque no se la quiere, no se la acata y menos se la respeta; tampoco se puede decir que vivimos en democracia cuando la libertad sufre, así sea una mínima restricción.

Las elecciones del 12 de octubre deben efectuarse en un ámbito de total libertad, de absoluta confianza, de íntegra fe en quienes van a intervenir como candidatos o como electores; sólo así podemos sostener que vivimos en democracia.

Fuente: eldiario.net

A la página de categoría

Loading...