El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, instó ayer a los jubilados que se dirigen de Konani a La Paz a levantar sus medidas de presión y no exponer la salud de sus afiliados. En respuesta, dirigentes del sector ratificaron que continuarán con las movilizaciones en demanda de un bono anual de Bs 3.000.

17 de septiembre de 2014 05:07 AM

6 0

“Pido de la manera más fraterna y respetuosa a los compañeros dirigentes de la Confederación de Jubilados y Rentistas de Bolivia a deponer su actitud, porque están exponiendo la integridad física y la salud de estos compañeros; deberían de dar un cuarto intermedio”, declaró la autoridad a los medios de comunicación.

No obstante, el secretario de Prensa y Propaganda de la Confederación de Jubilados y Rentistas de Bolivia, Rodolfo Beltrán, dijo que el único que estaría atentando contra la salud de ese sector es “el Ejecutivo, porque no quiere sentarse a dialogar” e insistió en que continuarán con su determinación de llegar a la ciudad de La Paz tras su llegada a Sica Sica.

Además, Beltrán pidió al Ministro de Economía que demuestre que la movilización de los jubilados es una “medida política”. “Nuestra marcha es político económico porque estamos pidiendo un bono de Bs 3.000”, aclaró Beltrán.

El domingo, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, calificó la movilización de los jubilados como un acto político preelectoral.

Fuente: la-razon.com

A la página de categoría

Loading...